Running (SPA)

10 trucos para evitar la pereza

Hasta el runner más motivado siente de vez en cuando que no tiene ganas de entrenar. No “te dejes estar”, probá con este decálogo antes de perder la batalla…

1. REPASÁ TUS MOTIVOS

Sentirte mejor, perder peso con salud, mantenerte en forma, superar un reto personal… o sencillamente, porque te gusta. Nada motiva tanto como tener claro por qué corres y comprobar cómo vas logrando tus objetivos, pero no pienses solo en los beneficios de correr a medio plazo. Dedica unos instantes de cada entrenamiento a recrearte en las sensaciones agradables que experimentas cuando entrenas: tu respiración, el paisaje, la sensación de energía, el ritmo, etc.

2. INTENTÁ QUE TU ENTRENAMIENTO RESULTE LO MÁS AGRADABLE POSIBLE.

Por muy claro que tengas por qué corres, de poco te va a servir si cada entrenamiento es “un calvario” para vos. Todo te resultará más ameno si podes entrenar en un entorno natural, a una hora con buena temperatura y de ser posible bien acompañado por un corredor con un nivel parecido al tuyo. A veces merece la pena desplazarse y arreglar con amigos, aunque pierdas algo de tiempo.

3. ESTABLECÉ UN COMPROMISO

Si ya arreglaste con alguien, tenes que estar realmente desmotivada para anular el entrenamiento. Aunque el compromiso más importante es con VOS: ponete días y horas de entrenamiento obligatorio, no lo dejes para “cuando puedas” o no podrás nunca. Y mejor aún, sigue un plan de entrenamiento adaptado a tu nivel.

4. CAMBIÁ DE ENTRENAMIENTO

Por muy bien que te haya ido, ningún entrenamiento sirve para siempre. Si haces siempre lo mismo, terminarás por aburrirte y además no mejorarás. Debes variar conforme al momento de la temporada. Y a veces está bien descansar, dejar la carrera y dedicarte a otros deportes, para retomar el running con más ganas!

5. SÉ REALISTA

Si pretendes perder 10 kilos en un mes o clasificarte para el campeonato del Mundo… seguramente vas a sufrir una decepción. Y pocas cosas desmotivan más. Plantéate objetivos realistas, adaptados a tu nivel, y sigue un plan progresivo. Es mejor quedarte corto que entrenar demasiado  y encontrarte agotado… o peor, lesionarte. La capacidad de sufrimiento también se entrena.

6. LUCHÁ CONTRA LAS LESIONES… Y SI APARECEN, PACIENCIA

Un plan progresivo y adecuado a tus posibilidades puede ayudarte mucho a prevenir sobrecargas y lesiones. Nunca empieces la parte intensa de tu entrenamiento sin haber calentado bien ni acabes de entrenar sin haber hecho una fase suave, de vuelta a la calma, y estirar correctamente. Tu plan de entrenamiento debe incluir ejercicios de técnica, entrenamiento del abdomen y de potencia muscular. Si aún así te lesionas, ten paciencia. En este momento tu prioridad debe ser recuperarte, no fuerces para empezar antes a correr. Nada desmotiva más que entrenar con dolores y molestias.

7. CONTROLÁ TUS ENTRENAMIENTOS

Por muy bien que te sientas, controla tiempos e intensidades para no pasarte y pagar las consecuencias mañana. Bebe antes, durante y después de entrenar. Te ayudará a entrenar mejor y con menos esfuerzo.

8. RECORDÁ BUENAS SENSACIONES PASADAS

¿Cuántas veces saliste a correr sin ganas y después hiciste un entrenamiento genial? La mayoría de las veces la apatía se acaba con el calentamiento. Piensa en esos días cuando tengas ganas de quedarte en casa.

9. NO COMPARES

Todas las comparaciones son odiosas, especialmente las deportivas. Quizá te has desmoralizado pensando que tu compañero de entrenamiento perdió más peso que vos mientras el envidia tu resistencia a los cambios de ritmo. Cada persona evoluciona de un modo distinto. También son negativas las comparaciones con vos mismo: “hoy estoy mal, no corro ni la mitad que el martes…” y continúas el entrenamiento arrastrando los pies. ¿Te suena? Lo dicho: no compares, cada persona, cada día y cada entrenamiento son diferentes, aprovecha a tope tus posibilidades en esa ocasión concreta.

10. PARTICIPÁ EN UNA CARRERA POPULAR

Aunque tu objetivo no sea la competición, siempre anima ponerse (literalmente) una meta. Las carreras populares tienen muy frecuentemente un ambiente festivo y son una estupenda ocasión para demostrarte a ti mismo cuánto estás progresando.

NO TE DESANIMES!

Fuente: runners.es